miércoles, junio 07, 2006

Dónde está Nightcrawler?

Es negro, peludo, con elegancia pero sutil, desaparece con facilidad, si alguien lo ve en la peli X-Men 3 que me avise por favor, en la 2 salía... qué le ha ocurrido?

Y sin más dilatación paso a comentar qué me ha parecido la peli: ni fú ni fá. Regular tirando a mediocre, más bien entretenida pero sin profundidad, algo para pasar el rato, es como un capítulo largo de una serie, te quedas con mal sabor de boca, esperabas más. Más contenido, más forma, más agilidad entre escenas, más conjunción, más ritmo, más.

Se podría decir que la peli gira entorno 4 mutantes: Lobezno, Fénix, Magneto y Tormenta, los demás estan ahí de casualidad, mira pasaban por ahí, el abanderado de esta edición, Ángel casi ni aparece, Coloso brilla por su ausencia de protagonismo y como se quejaba Pedro en su crítica, Gambito (otro de mis preferidos) se lo han dejado en el tintero, pues vaya, el gozo en un pozo, con lo que mola la energía cinética.

En fin, esperemos que la saga no muera aunque parece ser que así será, no obstante se sabe que se rodará un spin-off de Wolverine... a ver qué tal será :P

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Soy Carlos Del Alamo AKA: Estrayk.
Estoy deacuerdo al 100%

Albert Gallego dijo...

Si os fijais, en el videojuego "oficial de la película" puedes controlar a tres mutantes: Wolverine, Iceman y Nightcrawler.
Según he leído en revistas especializadas, el juego está enmarcado en los acontecimientos justo anteriores a la película... y explica porque Rondador no está presente.
A mi también me decepcionó, claro que como otra gente, considero que solo por ver a Shawn Ashmore -Bobby Drake, Iceman...- en su forma de "cubito de hielo", la película merece la pena.
Secundo que Coloso está desaprovechado.
Pienso que Fenix no sirve como "subargumento".
Creo que no ha salido Gambito porque su poder mutante es algo complicado de explicar.
Y recordad que empieza la acción con un "en un futuro no muy lejano...". Quizás acabe aqui la saga, pero supongo que estaba proyectado un cuarto episodio con que se solucionaba todo con algun rollo temporal del copón (uno de los temas recurrentes en X-Men en las décadas 80-90).